Get Adobe Flash player

Taboleiro de anuncios

Sallenet

Lema do ano

A túa ledicia, a miña. Lema La Salle 2017-18

Archivos

PROYDE: 25 años

PROYDE: 25 años

Facebook

Síguenos en Twitter

Reflexión da mañá

La Salle en clase

La reflexión de la mañana es una tradición lasaliana.

La reflexión ha sido desde los comienzos de los centros La Salle, a finales del S.XVII, parte integrante del programa diario. La referencia más antigua con que contamos está en el libro de San Juan Bautista de La Salle Ejercicios de piedad que se hacen durante el día en las Escuelas Cristianas.  Hay referencias explícitas en otros escritos sobre la práctica de la reflexión; por ejemplo, en la Guía de las Escuelas y en la Regla de los Hermanos de 1718.

El silencio del maestro era un recurso pedagógico muy apreciado en las clases abarrotadas de alumnos. Con frecuencia superaban los sesenta. Por ello, en la misma Regla se anotaba que los Hermanos no hablarían más que en tres ocasiones. Esto mismo se recoge en lo que la mencionada Guía señala:

“[el maestro] hablará sólo en tres momentos: 1º para corregir a los alumnos durante la lectura, cuando sea necesario, porque ningún alumno puede hacerlo; 2º durante el catecismo; 3º en las reflexiones y en el examen”.

El maestro es reservado cuando se dirige a sus alumnos, para que cuando lo haga sea escuchado con mayor atención. Por eso prepara este momento, uno de los más importantes del día. Se trata de una situación en la que el corazón del maestro habla al corazón de los alumnos. Se trata de una relación de altísima calidad.

El ejercicio ha ido variando a lo largo de tres siglos de tradición, pero siempre ha consistido en unas palabras preparadas, sencillas, portadoras de una carga ético-espiritual significativa; en suma, un ejercicio de “corazón a corazón”. Ha cambiado mucho, incluso el momento, ya que en las primeras escuelas no se hacía a la primera hora de la mañana. Sin embargo, sigue siendo un ejercicio para “mover los corazones”6 de los alumnos, elemento imprescindible en la obra de Juan Bautista de La Salle. La reflexión es un rasgo propio y una forma pedagógica arraigada en las mismas fuentes de la fundación.

Print Friendly, PDF & Email