Get Adobe Flash player

Taboleiro de anuncios

Sallenet

Lema do ano

Mira + alá: Lema La Salle 2016-17

Archivos

PROYDE: 25 años

PROYDE: 25 años

Facebook

Síguenos en Twitter

Comunidade de Irmáns

La Comunidad de Hermanos del Colegio somos Hermanos de las Escuelas Cristianas, popularmente conocidos como Hermanos de La Salle, religiosos laicales dedicados a la educación y formación de los niños y jóvenes, especialmente de los más necesitados, desde el siglo XVII, como misión de la Iglesia Católica.

Seguimos el carisma de San Juan Bautista de La Salle quien, animado por la llamada de Dios, renunció a lo que tenía para dedicarse a la educación de los niños pobres de su entorno social. Se asoció con otros Hermanos y optaron por una vivencia de la fraternidad, la fe y el servicio dentro de una Comunidad.

Nos encontramos establecidos en 83 países del mundo, agrupados en cinco Regiones, que dan educación en sus variadas formas a más de 800.000 alumnos en cerca de 1000 centros educativos. Los Hermanos de La Salle somos laicos consagrados a Dios, no somos sacerdotes. Somos hombres que expresamos por medio de los votos religiosos nuestra total disponibilidad a las obras educativas teniendo el evangelio como el principal fin y medio.

Cada Región está compuesta por Distritos. El Distrito ARLEP es una parte de esta estructura de organización y gobierno de los Hermanos de la Salle.

Los Distritos o Provincias Religiosas geográficamente pueden comprender uno o varios países. El Distrito ARLEP comprende España y Portugal. Para facilitar la comunicación y la organización está estructurado en seis Sectores.

El Sector de Valladolid comprende Portugal y la zona noroeste de España, en concreto las Comunidades Autónomas de Galicia, Asturias, Cantabria y Castilla y León.

Nuestros centros y actividades educativas atienden en España y Portugal a 10.200 alumnos con 670 profesores y personal no docente en centros educativos que dan servicio a un gran abanico de destinatarios y modalidades educativas tanto formales, de acuerdo con las leyes vigentes, como no formales, urgidas por las necesidades de nuestra sociedad.

Los Hermanos de La Salle del Sector de Valladolid se agrupan en 23 comunidades dentro de la zona geográfica anterior. Además,  otros Hermanos desarrollan su ministerio en países de misión o en vías de desarroll o desempeñan tareas de responsabilidad fuera del Sector.

La pedagogía lasaliana se caracteriza por estar centrada en la persona que educa, respetando y acompañando sus procesos de crecimiento y maduración, haciéndoles descubrir los valores que se recogen en el carácte propio de los Centros La Salle (suscitar la responsabilidad, desarrollar la creatividad, estimular la convivencia, promover la justicia, cultivar la interioridad y abrir a la trascendencia), con un marcado acento en aquello que constituye la base de su quehacer educativo: el Evangelio.

Por su parte, la espiritualidad lasaliana encuentra sus raíces en una interioridad profunda, en una relación de confianza en el amor de Dios que, según los términos de De La Salle, «quiere, no sólo que todos los hombres lleguen al conocimiento de la verdad, sino que quiere que todos los hombres se salven» (Med 193, 3, 1). Esta espiritualidad se vive en una relación educativa, inserta en todas las dificultades y condiciones de la vida, que pueden engendrar relaciones conflictivas y difíciles. Esta tensión se transforma en provecho cuando los auténticos Lasalianos encuentran su fuerza y su alivio intentando «mirar con los ojos de la fe», «cumpliendo con celo y desprendimiento su empleo», y haciendo aquello que creen ser lo mejor para «quienes les están confiados».

Junto a los Hermanos, es de destacar el hecho de compartir la misión de manera más fuerte con comunidades cristianas y de asociados, formadas por seglares que han hecho un compromiso público de Estabilidad, como comunidad cristiana La Salle, o un compromiso público de Asociación refrendado ante el Hno. Visitador y todo el Distrito, en el marco de una celebración. Constituyen un buen ejemplo de cómo la Misión Lasaliana se hace vida también en el seno de comunidades cristianas lasalianas, con un marcado acento en compartir proyectos comunitarios y de misión, espiritualidad, carisma y conocimiento del Fundador. En este momento son 4 comunidades en la parte española del Sector y otra en la zona portuguesa.

En este mapa están indicados los países donde está presente el Instituto Lasaliano.

El Hermano…

Vocaciones lasalianas

  • El Hermano es un hombre que, siguiendo la llamada del Señor, se consagra totalmente a él con los votos religiosos de pobreza, castidad y obediencia, para dedicar toda su vida y todas sus fuerzas a la misión de educar a los niños y jóvenes. Es, por lo tanto, un «religioso» educador.
  • El Hermano forma comunidad con los demás miembros del Instituto, hace voto de asociación y todos se comprometen a «sostener juntos y asociados las escuelas cristianas», especialmente para el servicio de los pobres, y a desempeñar el ministerio que se le confíe en cualquier lugar a donde sea enviado.
  • El Hermano es un religioso «laical». No recibe el sacerdocio, pues el fin de su ministerio no es ejercer las funciones sagradas de la liturgia o administrar los sacramentos. Su misión es educar cristianamente a los jóvenes, por medio de la enseñanza, tanto de las materias profanas como de las materias religiosas.
  • El Hermano es un apóstol, que vive para ayudar a los jóvenes en sus necesidades y en sus problemas. Quiere ser, para cada uno, más que un amigo: ¡un Hermano!
  • El Hermano es un catequista, educador de la fe de sus alumnos. Les habla de Dios, les enseña las verdades de la fe y les ayuda en su vida cristiana, ayudándolos a que conozcan y amen a Dios y a que crezcan constantemente en la fe.
  • El Hermano atiende y cuida de todos los jóvenes que Dios le confía, pero ama especialmente a los más pobres y necesitados, porque ellos requieren más ayuda.
  • El Hermano vive unido a Dios. De la oración saca la fuerza para realizar bien su ministerio de educador. Viviendo en Dios pone a los alumnos en contacto con Él.
  • El Hermano es un profesional de la enseñanza. Por eso se prepara constantemente por el estudio y la reflexión personal para ejercer con competencia su trabajo.

Siguiendo la vocación de Hermano y realizando la misión de educar cristianamente, 89 Hermanos han sido elevados por la Iglesia al honor de los altares. Más de 80 tienen en curso la causa de beatificación.

La obra emprendida por Juan Bautista de La Salle es hoy continuada por los Hermanos y por muchos laicos que viven su espiritualidad y ejercen el ministerio de la educación, construyendo así el futuro de nuestro mundo. Si tú sientes la voz de Dios a colaborar en esta empresa, no tengas miedo a su llamada. Responde con decisión y valentía.

Para saber más

PrintFriendly and PDF