Get Adobe Flash player

Taboleiro de anuncios

Sallenet

Lema do ano

Somos La Salle. Lema curso 2018-19

PROYDE: 30 años

PROYDE: 30 años

Facebook

Síguenos en Twitter

Lema do ano

«Imagina»

La imaginación nos abre a nuevos mundos, ideas, percepciones… los niños y niñas disfrutan imaginando cosas nuevas a través de los juegos. Los que ya no somos tan niños recordamos con agrado cuando imaginábamos ser policías, persiguiendo a “los malos”, o médicos que curábamos a todos, o los protagonistas de nuestras películas favoritas. La imaginación, además de conectarnos con nuestra parte creativa nos anima y motiva a actuar, a movernos, a ser protagonistas. Con este lema queremos iniciar un movimiento en todas las personas que formamos La Salle. Un movimiento que se inicia en nuestro interior y sale hacia fuera con mucha fuerza.

Según la RAE, el verbo imaginar tiene cuatro acepciones:

  1. Representar en la mente la imagen de algo o de alguien. Imagina un campo con flores. U.t. prnl. No me la imagino ya con hijos.
  2. Suponer algo a partir de ciertos indicios. Imagino que te quedarás a comer.U. t. c.prnl.
  3. Inventar o crear algo. He imaginado una forma de solucionar el problema.
  4. Concebir algo con la fantasía.

Nosotros nos concentraremos en las dos últimas: inventar, crear y concebir con fantasía. Con este lema pretendemos trabajar en nuestro alumnado las capacidades y competencias que nos ponen en la disposición de un inventor, de un creador. Se trata de introducirnos en el mundo de los creadores, de los inventores y aprender con ellos a mirar de manera diferente, a buscar soluciones donde nadie ha buscado antes, a proponer opciones que nadie se le había ocurrido antes, a anticiparnos a los problemas y dificultades y ofrecer respuestas nuevas, a soñar con un mundo diferente del que tenemos ahora… La palabra “imagina” nos evoca todo esto.

Los puntos suspensivos, según el mismo diccionario, son:

Signo ortográfico (…) usado para señalar la interrupción de un discurso, para darlo por conocido o sobrentendido, para indicar vacilación o para sugerir un final abierto.

Nosotros aprovechamos la última acepción de dejar un final abierto, entendiendo que el lema no se queda cerrado en la palabra imagina, sino que esta se completa de alguna manera con la creatividad de cada alumno.

La idea asociada a este lema se refleja en el cartel en el que trabajaremos durante un trimestre en una postura, ofreciendo una imagen. En el segundo trimestre giramos el cartel, apareciendo otra imagen que trabajaremos en el segundo trimestre. Y en el tercer trimestre se colocaría el cartel de otra manera para trabajar con una nueva imagen.

PRIMER TRIMESTRE: el cartel ofrece una imagen para trabajar la FRATERNIDAD de manera creativa. Se trata de imaginar una forma nueva de relacionarse, una manera nueva de conocerse. Estamos en un colegio de “hermanos” y todos los que formamos parte de él nos sentimos hermanos unos de otros.

SEGUNDO TRIMESTRE: el cartel ofrece una imagen para trabajar la fe de manera creativa; la idea sería imaginar una nueva forma de relacionarnos con Dios, imaginar a Dios de manera diferente. Ser conscientes de que Dios Creador nos anima a ser “creadores” con Él, a ser los continuadores de su obra de la Creación. Nuestra fe nos invita

TERCER TRIMESTRE: el cartel ofrece una imagen para trabajar el servicio de manera creativa; la utopía, los sueños, el ideal de un mundo diferente, de un mundo mejor; la idea sería terminar el curso imaginando nuestro mundo con más justicia, con más solidaridad, … y para eso nos comprometemos en un mayor servicio de manera creativa, buscando alguna manera nueva de hacer una sociedad mejor.

San Juan Bautista de La Salle supo proyectar este valor en todo su itinerario de vida y en todas y cada una de las iniciativas que fue poniendo en marcha: organizó las escuelas populares abiertas a todas las clases sociales, fundó una Institución con vocación de progreso y de universalidad, escribió libros sabios y variados, con ideas nuevas y mejores, sembró inquietudes que se prolongaron más allá de su muerte, prestó su nombre a un movimiento que sigue vivo en el mundo… incluso sus obras pedagógicas y espirituales testimonian que fue capaz de ser creativo partiendo de la realidad que vivió en el día a día. Sólo al final de su camino, al volver los ojos  hacia atrás, se dio perfectamente cuenta de que había nacido un Instituto de educadores cristianos. Vio que había escrito dos docenas de libros para esos educadores y para los escolares. También comprendió que se trataba de algo NUEVO y DINÁMICO y pidió a los que le habían seguido que no se acobardaran, pues la necesidad educativa era ingente y urgente. La Salle “imaginó” una escuela nueva donde se educaba desde la FRATERNIDAD de unos hermanos que vivían juntos y lo compartían todo, hasta ese momento el proyecto de escuela era local e individual de alguna persona; una escuela que educaba en la FE sosteniendo el sentido de la vida de muchas personas frente a la escuela que sólo se fijaba en el prestigio y nivel intelectual que pudieran proporcionar a las élites; y una escuela en SERVICIO hacia los más necesitados que se sentaban junto  a las personas pudientes, estableciendo relaciones de justicia entre ellos frente a laescueladelosmaestroscalígrafosquesólopretendíaneldinerodelosquesípodíanpagar.

Hoy nos toca a nosotros hacer realidad este valor en medio de nuestras Comunidades Educativas. Nuestro Carácter Propio es muy claro en relación al desarrollo de la CREATIVIDAD:

En la formación de niños y jóvenes, el desarrollo de las habilidades y actitudes creativas puede permitirles adaptarse con mayor éxito a un mundo en permanente y vertiginoso cambio.

*Facilitar experiencias, dinámicas y reflexiones que favorezcan el desarrollo de las habilidades y actitudes creativas de forma que, nuestros alumnos, sean capaces de generalizarlas para transformar la realidad y mejorarla.

*Facilitar desafíos y compromisos a nuestros alumnos que les ayuden a involucrarse en las actividades cotidianas y en las metas que se propongan durante el curso como grupo-clase.

*Potenciar a través de la creatividad, habilidades para el desarrollo del pensamiento crítico.

Educar en la creatividad es educar para el cambio y formar personas ricas en originalidad, flexibilidad, visión de futuro, iniciativa, confianza, y listas para afrontar los obstáculos y problemas que se les van presentando en su vida escolar y cotidiana, además de ofrecerles herramientas para la innovación.

  • Contribuir al desarrollo personal facilitando el desarrollo de las capacidades, actitudes y acciones creativas como base para “aprender a aprender”.
  • Desarrollar la creatividad en las actividades docentes, mediante acciones educativas intencionadas y novedosas.
  • Cultivar el ingenio, como acto de inventar y crear cosas nuevas, la capacidad de encontrar soluciones originales a las diversas situaciones de su vida y la voluntad de modificar o transformar el mundo. Ser creativos en lo cotidiano nos lleva a encontrar la manera de contribuir a una sociedad mejor.
  • Desarrollar la habilidad para hacer preguntas sugerentes y provocativas, que contribuyan al desarrollo de la reflexión y el debate; además de la destreza y sensibilidad para, en primer lugar motivar, respetar la individualidad, escuchar, detectar problemas, aprovechar situaciones, comunicarse y trabajar efectivamente no sólo con los estudiantes, sino con sus padres.
  • Construir climas creativos “CREAR y RE-CREAR “ el escenario educativo. No existe una línea recta, unidireccional, sino existen muchas líneas o caminos de acción.

La familia influye en el florecimiento de la creatividad tanto por contribuir a la estructuración de la personalidad a través de las relaciones personales con padres y hermanos como por proporcionar estímulos intelectuales, culturales y sociales.

*Fomentar el apoyo a las familias, sensibilizando sobre la influencia de la convivencia familiar en el desarrollo de la creatividad y la importancia de un ambiente abierto, que favorezca la exploración, la indagación y el descubrimiento.

*Desarrollar estructuras de formación sobre temas relacionados con la educación de los hijos, concienciando en la importancia de estimular afectivamente los aprendizajes, actos y pensamientos, como medio para desarrollar la creatividad.

“ Cada miembro de la Comunidad Educativa está invitado a enriquecerla con su aportación, pues consideramos que la colaboración y la dinámica de las relaciones, son un medio privilegiado de enriquecimiento personal.” (Carácter propio)

“El estilo fraterno en las relaciones es un sello tradicional de identidad lasaliana, que se refleja en la atención a cada uno según sus propias necesidades y en la creación de un ambiente acogedor para todas las personas integrantes de la Comunidad Educativa.” (Carácter propio)

“Las personas que desempeñan labores de administración y servicios están integradas en la Comunidad Educativa, y tienen también la misión importante de educar a los niños y jóvenes. El trato amable, la dedicación al trabajo y la palabra atenta, son los instrumentos de su pedagogía y el testimonio de vida que los alumnos perciben y aprecian.” (Carácter propio)

  • Cuidar la acogida a las personas que entran en relación con las Obras Educativas, mostrando especial sensibilidad por aquellas que nos plantean situaciones de mayor necesidad.
  • Facilitar la participación del PAS en las acciones formativas institucionales y en los encuentros convivenciales, flexibilizando en determinadas ocasiones sus horarios para que puedan estar presente.

“Como comunidades de fe estamos llamados a colaborar en la construcción de más comunidades de fe (Regla 51 a), nuevas islas de esperanza y de creatividad. Comunidades alternativas, es decir, comunidades que buscan asemejarse a la primera comunidad de Jerusalén y a la comunidad de nuestros orígenes lasalianos”

*Desarrollar la creatividad en nuestros dinamismos comunitarios: oración personal y comunitaria, lectura espiritual, celebraciones comunitarias y sacramentales… e intentar infundirles un aire más afectivo y festivo.

*Ser comunidades acogedoras, levadura de fraternidad en nuestro mundo, que ofrezcan un rostro humano de la Iglesia e inviten a un seguimiento creativo y radical de Jesús.

*Realizar creativamente el proyecto comunitario anual en una actitud de discernimiento, dando la importancia a la presencia del Hermano y Lasaliano en la comunidad como requisito imprescindible para construirla.

Print Friendly, PDF & Email